Mente y Sexo. ¿Indiferencia? No está en su vocalubario

Luis Pardo, EL PSYCHOMAGO

HypnoErotic. Así suena el espectáculo que acaba de estrenar Luis Pardo, conocido como el psychomago. Una mezcla de hipnosis y erotismo llena de sorpresas.

¿Qué es para ti la mente?

La mente lo es todo, sin nuestra mente no hay vida. En ella residen nuestros deseos, miedos, fantasías, sensaciones, sentimientos, recuerdos, imaginación, creatividad… Sin mente, no hay nada.

Escoge una: ¿consciente o inconsciente?

Inconsciente, sin duda alguna. El inconsciente es lo que nos mantiene con vida, lo que nos da subidones inesperados, lo que te sorprende cuando no te lo esperas, lo que hace que te enamores o te trae la inspiración, entre otras muchas cosas.

¿Cómo trabajas con el individuo para hacer mentalismo e hipnosis?

Utilizando la psicología humana. Me baso en la comunicación no verbal, en la sugestión, en la manera de expresar, tanto con las palabras como con el cuerpo, en los mensajes subliminales y en toda la atmósfera que intento crear en cada situación para poder llegar donde me interesa.

¿Qué percepción tiene la sociedad de la figura del mentalista?

Por desgracia, se sigue asociando todavía, en demasiadas ocasiones, al mundo del esoterismo, pero en absoluto tiene que ver. El mentalismo es un arte de entretenimiento, mediante el cual puedes llegar a recrear cosas aparentemente imposibles. Lo mejor del mentalismo es que en nuestras mentes estas cosas son tan reales como la vida misma, ya que las sensaciones y emociones que creas son totalmente ciertas.

¿En qué momento de tu trayectoria te encuentras?

Creo que me encuentro en uno de mis mejores momentos creativos: empiezo un espectáculo y ya estoy pensando en otro. Tengo muchas inquietudes y muchas cosas que contar, y mi manera de hacerlo es sobre los escenarios. No podría estar varios años haciendo lo mismo, supongo que es como un cantante que tiene que escribir temas nuevos para seguir contando cosas.

Y lo mejor es que no me planteo qué quiero hacer en cada espectáculo, simplemente me viene, lo desarrollo (aunque a veces tardo años en hacerlo) y lo hago.

¿Podrías definir tu nuevo espectáculo, HypnoErotic, en solo tres palabras?

Solo en tres palabras… Hipnosis, erotismo y sorpresa.

Pero como sé que estas tres palabras no serán suficientes, me permito el lujo de añadir algunas más. HypnoErotic es posiblemente el espectáculo más arriesgado que haya hecho hasta la fecha. Va más allá del simple entretenimiento: al combinar la hipnosis con el erotismo, las sensaciones que se viven en este espectáculo serán diferentes a los anteriores.

La idea nació hace unos cuatro o cinco años junto a Minerva y allí ha estado, guardada en mi mente, hasta que he encontrado la manera de hacerlo bien, con elegancia. Cuando se habla de sexo se tiene que ir con cuidado de no caer en lo soez ni en los tópicos, y hemos trabajado mucho para que esto no suceda. Habrá muchas sorpresas, diversión, erotismo, risas, morbo… A través de la hipnosis hablaremos de las fantasías, de los fetiches, de la libertad que debemos tener en el sexo consensuado e intentaremos también hacer entender que los tabús deben olvidarse para poder disfrutar del sexo como realmente deberíamos.

Entrando en el puntito erótico… ¿Algún fetiche destacable? Si es más de uno, puedes mojarte.

Mi mayor fetiche es mi chica, Minerva (ríe), pero tengo varios fetiches que he ido descubriendo poco a poco y casi sin darme cuenta en mi profesión. El fetiche de la inmovilidad y el fetiche de los objetos punzantes y/o cortantes. Visualmente, me encantan los corsés y los zapatos de tacón de aguja, y me vuelven bastante loco los tatuajes; una mujer bien tatuada me pone mucho.

¿Crees que se puede separar sexo y amor?

Creo que el sexo y el amor son dos cosas completamente distintas. Puedes sentir amor por muchas cosas y de muchas maneras diferentes: yo amo a mi chica, pero también amo a mi profesión, amo a mis gatos, amo a mis amigos… Podemos amar a diferentes personas de distintas maneras, el amor es un sentimiento que nos nace de dentro.

El sexo (dejando a un lado la procreación) es una forma de comunicación, un juego, un placer. Por supuesto, cuando tienes sexo con la persona que más amas es maravilloso, pero también puedes tener sexo sin amor, sexo placentero solo por diversión y satisfacción.

¿Cómo podemos deshacernos de los tabús alrededor de la sexualidad?

Por desgracia hay todavía demasiado tabús y muchos de ellos, si nos paramos a pensar un poco, son muy absurdos. Cada cual tiene que disfrutar de su sexualidad como le apetezca y como sienta, tenemos que buscar aquello que más placer nos proporciona sin hacer caso a lo establecido por la sociedad.

Creo que en general falta mucha comunicación entre las propias parejas, que a veces temen decirse lo que les gusta y lo que no, y es el mayor error del mundo porque si hablas y te expresas, si te liberas, podrás disfrutar mucho más de todo y descubrir cosas placenteras tanto para ti como para tu pareja sexual. Por supuesto, todo siempre dentro del respeto y el consenso entre las personas implicadas en ese acto sexual, lo que piensen los demás no debe afectarnos.

¿Algún consejo para evolucionar sexualmente?

Simplemente disfrutar del sexo, investigar, no tener miedo de probar cosas nuevas, pues si no se prueban, no se sabe si gustan o no. Hay que olvidarse de los prejuicios. Si pruebas algo y no te gusta, no lo repitas; pero es mucho mas probable que encuentres cosas placenteras y sensaciones sorprendentes. Eso sí, probemos cosas nuevas con personas en las que confiemos plenamente.

Ponle prioridad a estos 3 conceptos: conocer tu mente, conocer tu propio cuerpo y explorar sexualmente.

Sin duda alguna, lo primero es conocer nuestra mente, aunque a veces cuesta, pero conocernos a nosotros mismos es primordial para todo lo demás.

En segundo lugar, explorar sexualmente, ya que con ello viene lo siguiente, que es conocer el propio cuerpo. Digo esto porque a veces tú solo no llegas a descubrir las posibilidades de tu cuerpo, y con otra persona puedes ir mucho más lejos, ya que puede investigar contigo.

Una frase para cerrar este “momento hipnótico”.

Nunca pienses que tienes la razón, porque la razón no existe, cada cual tiene su realidad, ya que cada cual piensa distinto. No prejuzgues a nadie, no sabes sus vivencias. Disfruta de tu vida y deja que los demás disfruten de la suya.

2019-02-14T09:43:46+00:002 febrero, 2019|Blog|

Leave A Comment

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, haga clic en el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies